Gracias por tu visita utópica

Rompe las cadenas utópicas que te pone el amo

Rompe las cadenas

Estamos atados y amordazados y lo peor del caso es que nos CREEMOS LIBRES.

Las paredes hablan, pero el resto callamos.

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma.-

Comentarios

  1. A veces la dificultad esta en identificar quien es el amo

    ResponderEliminar
  2. Ni tengo ni he tenido amo, siempre he hecho lo que he creído justo y tengo un montón de años ,fíjate que soy el sobrino de Salomón, si ese que quería partir los niños en dos.

    Saludos

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Parece que una vez más el pueblo ha abdicado y tragamos con las cadenas de nuestro amo.

    Jose enhorabuena serás de los pocos españoles que no tienes amo, pero haztelo mirar que sospecho que no libraras tampoco.

    ResponderEliminar
  4. Desde niños nos ponen cadenas invisibles con la educación y las creencias que debemos de ir rompiendo a lo largo de nuestra vida, con la experiencia y la cultura sin fronteras. Cuestión de tiempo y saber escoger la senda correcta: aquella en cuyo infinito, si miras, ve la Utopía, y aunque sepas que nunca la alcanzarás, sí que sabes que vas por el camino correcto.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Aunque sean caminos diferentes, si vemos lo mismo en el horizonte, son convergentes, como muy bien dices.
    Un fueerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hay quienes tiene un amo en el cerebro y no saben vivir sin Rey, algunos tienen un POLICIA......y no saben vivir sin que los maltraten......yo que pase por todo eso ahora se que "nada es mas precioso que la independencia y lalibertad" HO Chi Min

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios utópicos y sobre todo por creer en utopías, Irma.-

Entradas populares de este blog

Se ha muerto el último paisano de Villadepán. ¡Ángel que la tierra te sea leve!

Y yo caí que era una enamorada de la moda juvenil ¿y tú?

Cundo, el hombre árbol del Bierzo en El bosque habitado de Radio3, La utopía del día a día también estuvo allí