Gracias por tu visita utópica

Las rejas utópicas del capitalismo retro o "vintage", que queda más fino



** Últimamente nos hemos vuelto tan retros, tan finos, tan listos y tan pobres, que incluso al diccionario se le ha olvidado conjugar algunos "verbos", pero las rejas utópicas del capitalismo nos están devorando poco a poco... ¡¡feliz digestión!!

Post poblicado en el periódico digital Ileon.com

Irma.-

Comentarios

  1. Me gustaría que esas no fueran utópicas, que se hagan realidad. Beso

    ResponderEliminar
  2. Nos devoran utópica y prefiero ser comido por un tiburón que no por estos cabrones.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiburones son más afables, seguro que solo devoran si tienen hambre y tengo mis dudas que arremetan contra los de su propia raza.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Lo peor es que se siguen riendo, y nos tienes bajo su tela de araña, cuando muchos de ellos se tenían que ver entre rejas. Joder y esta cochambre son los que criticaban al PSOE.

    Besos irma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me da el que mata que el que tira de la pata, pero España y los españolines seguimos pensando que nada va con nosotros, a ver si empieza un poco de circo futbolístico que eso nos une mucho y salimos a celebrarlo todos a la calle.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  4. La familia Botín tenía más de 2.000 millones de euros ocultos en Suiza.

    http://www.elconfidencial.com/economia/2011/botin-millones-ocultos-suiza-hsbc-20110616-80204.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ñammm .... ñammm al rico y sabroso capitalismo.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios utópicos y sobre todo por creer en utopías, Irma.-

Entradas populares de este blog

Se ha muerto el último paisano de Villadepán. ¡Ángel que la tierra te sea leve!

Y yo caí que era una enamorada de la moda juvenil ¿y tú?

Cundo, el hombre árbol del Bierzo en El bosque habitado de Radio3, La utopía del día a día también estuvo allí